• Fronteras

    Una victoria más allá de los tribunales para las temporeras de la fresa en España

    Su caso no era aislado, ni era la primera vez que sucedía. Pero ellas no dudaron y denunciaron las vulneraciones de derechos que habían sufrido. Admiro mucho su valentía porque denunciar no es nada fácil para estas trabajadoras

    País: España

    Categorías relacionadas:

    Una victoria más allá de los tribunales para las temporeras de la fresa en España

    Desde hace cuatro años, Women’s Link representa legalmente a cuatro mujeres temporeras marroquíes que vinieron a trabajar a Huelva, España, para recoger frutos rojos en el año 2018. Allí, lejos de lo que les habían prometido al contratarlas, les pagaron menos de lo prometido, las alojaron en viviendas que no tenían condiciones dignas y fueron acosadas sexualmente por uno de los encargados de la finca.

    Su caso no era aislado, ni era la primera vez que sucedía. Pero ellas no dudaron y denunciaron las vulneraciones de derechos que habían sufrido. Admiro mucho su valentía porque denunciar no es nada fácil para estas trabajadoras. La mayoría de ellas son mujeres separadas o viudas que tienen hijos o familiares a su cargo y que dependen del dinero que ganan recogiendo frutos rojos en Huelva. Si se atreven a denunciar, se arriesgan a ser despedidas, a no volver a ser convocadas en años posteriores y a perder así una importante fuente de ingresos. En el caso de nuestras representadas, no han vuelto a ser llamadas a trabajar en Huelva en años posteriores. Esto da muestra de las dificultades de acceso a la justicia a las que se enfrentan las trabajadoras marroquíes y de la necesidad de que se proteja a quienes denuncian.

    Esta injusta situación me ha hecho reflexionar: ¿Qué es la justicia para ellas? ¿Por qué se atrevieron a denunciar? Y siempre recuerdo lo primero que nos dijeron cuando nos conocimos: “queremos que se reconozcan nuestros derechos y que ninguna mujer vuelva a pasar por la misma situación que nosotras hemos sufrido”.

    En Women’s Link, usamos el derecho de forma creativa. Creemos que los casos que representamos tienen el poder de ir más allá de los tribunales para crear un debate público y contribuir a un cambio social que transforme la sociedad y garantice los derechos de las mujeres y las niñas. Por eso, una parte fundamental de nuestro trabajo, además del litigio, son las comunicaciones que realizamos alrededor de nuestros casos.

    En el caso de las temporeras, estamos aún a la espera del desenlace de nuestros casos en el ámbito judicial. Somos optimistas y esperamos que la justicia española repare y proteja finalmente sus derechos. Pero, mientras tanto, hemos conseguido importantes cambios gracias al trabajo en alianza con organizaciones como Mujeres 24h, Asisti, Jornaleras en Lucha o la abogada Pastora Filigrana, que llevan años denunciando públicamente la situación y demandando un cambio estructural en la industria de la fresa y frutos rojos en Huelva.

    Hace unos años apenas se hablaba de esta situación y ahora es mucho más visible. Los medios de comunicación nacionales e internacionales están pendientes y nos preguntan cada cierto tiempo por la situación en Huelva. También enviamos información a diferentes organismos de la ONU, como el relator de extrema pobreza, que se han pronunciado al respecto para exigir el respeto de los derechos humanos en Huelva. Esto en sí mismo es una victoria que va más allá de los tribunales.

    Los procesos judiciales han sido una plataforma que nos ha permitido visibilizar el problema. Gracias a ello, se han reformado algunas de las normas y políticas empresariales, así como compromisos institucionales de investigación y prevención de la vulneración de derechos humanos en Huelva. Hace poco, la cadena alemana de supermercados Lidl, una de las mayores compradoras de frutos rojos procedentes de Huelva, anunciaba un plan de acción para exigir a sus proveedores que respetaran los derechos humanos de las trabajadoras.

    Cuando el pasado 25 de febrero, acompañé a una de nuestras representadas en su declaración ante el juez, sentí que se pudo quitar un peso de encima tras su declaración. Ella quería contar su historia, su verdad. Quería que el juez la escuchase y supiera que no había olvidado lo ocurrido.

    Aún queda mucho por hacer y por mejorar, no solo para las temporeras marroquíes, sino para todas las personas migrantes que trabajan en los campos de Huelva y, en general, de España. Pero quiero creer que la justicia española estará a la altura de las circunstancias, responderá y lo hará con perspectiva de género, teniendo en cuenta el contexto y todas las discriminaciones y vulneraciones de derechos específicas a las que se enfrentan las temporeras por ser mujeres y migrantes. Pase lo que pase en el ámbito judicial, el cambio ya ha empezado y es imparable.

    Si quieres apoyar nuestro trabajo en el uso creativo del derecho, puedes ver cómo hacerlo aquí.

Dona a Women’s Link
Imprimir
VÍDEOS SALA DE PRENSA
Temporeras de la fresa
Temporeras de la fresa

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entendido