Fiscal v. Kunarac, Kovac, Vukovic
Ex Yugoslavia, Tribunal Penal Internacional para la Ex Yugoslavia

Fiscal v. Kunarac, Kovac, Vukovic

FECHA DE EMISIÓN 22-02-2001

Jueces y juezas:

Florence Ndepele Mwachande Mumba

Florence Ndepele Mwachande Mumba

David Anthony Hunt

David Anthony Hunt

Fausto Pocar

Fausto Pocar

prevnext

Temas:

Adolescentes y niñasCrímenes Internacionales de GéneroViolación, abuso y acoso sexual

Normas relacionadas:

Estatuto del Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia Artículo 3

NORMAS RELACIONADAS

Estatuto del Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia Artículo 3

El Tribunal Internacional tiene competencia para perseguir a las personas que cometan violaciones de lasleyes o prácticas de guerra.. Tales violaciones comprenden, sin que esto impida reconocerse otras, lassiguientes: (a) El empleo de armas tóxicas o de otras armas concebidas para causar sufrimientos inútiles; (b) La destrucción arbitraria de ciudades y pueblos, o la devastación no justificada por exigenciasmilitares; (c) Los ataques o bombardeos, por cualquier medio, de ciudades, pueblos, viviendas o edificios nodefendidos; (d) La toma, destrucción o daño deliberado de edificios consagrados a la religión, a la beneficencia y a laenseñanza, a las artes y a las ciencias, a los monumentos históricos, a las obras de arte y a las obras decarácter científico; (e) El saqueo de bienes públicos o privados.
Convenio (IV) de Ginebra Artículo 3

NORMAS RELACIONADAS

Convenio (IV) de Ginebra Artículo 3

En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio de una de las Altas Partes Contratantes cada una de las Partes en conflicto tendrá la obligación de aplicar, como mínimo, las siguientes disposiciones: 1) Las personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad, herida, detención o por cualquier otra causa, serán, en todas las circunstancias, tratadas con humanidad, sin distinción alguna de índole desfavorable basada en la raza, el color, la religión o la creencia, el sexo, el nacimiento o la fortuna o cualquier otro criterio análogo. A este respecto, se prohíben, en cualquier tiempo y lugar, por lo que atañe a las personas arriba mencionadas: a) los atentados contra la vida y la integridad corporal, especialmente el homicidio en todas sus formas, las mutilaciones, los tratos crueles, la tortura y los suplicios; b) la toma de rehenes; c) los atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes; d) las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal legítimamente constituido, con garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados. 2) Los heridos y los enfermos serán recogidos y asistidos. Un organismo humanitario imparcial, tal como el Comité Internacional de la Cruz Roja, podrá ofrecer sus servicios a las Partes en conflicto. Además, las Partes en conflicto harán lo posible por poner en vigor, mediante acuerdos especiales, la totalidad o parte de las otras disposiciones del presente Convenio. La aplicación de las anteriores disposiciones no surtirá efectos sobre el estatuto jurídico de las Partes en conflicto.
Estatuto del Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia Artículo 5

NORMAS RELACIONADAS

Estatuto del Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia Artículo 5

El Tribunal Internacional está habilitado para juzgar a los presuntos responsables de los siguientes crímenes cuando éstos han sido cometidos en el curso de un conflicto armado, de carácter internacional o interno, y dirigidos contra cualquier población civil: a) Asesinato; b) Exterminación; c) Reducción a la servidumbre; d) Expulsión; e) Encarcelamiento; f) Tortura; g) Violaciones; h) Persecuciones por motivos políticos, raciales o religiosos; i) Otros actos inhumanos.
Estatuto del Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia Artículo 7

NORMAS RELACIONADAS

Estatuto del Tribunal Internacional para la Ex Yugoslavia Artículo 7

1. Quienquiera haya planificado, incitado a cometer, ordenado, cometido, o ayudado y alentado de cualquier forma a planificar, preparar o ejecutar uno de los crímenes contemplados en los artículos 2 a 5 del presente Estatuto, es individualmente responsable de dicho crimen. 2. La categoría oficial de un acusado, ya sea como Jefe de Estado o de Gobierno, o como alto funcionario, no le exonera de su responsabilidad penal y no es motivo de disminución de la pena. 3. El hecho de que cualquiera de los actos contemplados en los artículos 2 a 5 del presente Estatuto haya sido cometido por un subordinado, no libera su superior de su responsabilidad penal si sabía o tenía razones para saber que el subordinado se aprestaba a cometer ese acto o ya lo hizo, y que el superior no tomó las medidas necesarias y razonables para impedir que dicho acto no fuera cometido, o para castigar a los autores. 4. El hecho de que un acusado haya actuado en ejecución de una orden de un gobierno o de un superior no le exonera de su responsabilidad penal, pero puede ser considerado como un motivo de disminución de la pena si el Tribunal Internacional lo estima conforme a la justicia.

POR QUÉ ES IMPORTANTE:

Las decisiones del TPIY hacen parte del derecho consuetudinario internacional y han sido citadas por tribunales nacionales, regionales e internacionales cuando interpretan las disposiciones del derecho penal internacional tales como aquellas sobre esclavitud sexual.

El fallo Kunarac es de especial importancia porque es el primer caso que califica la violación sexual como un crimen de lesa humanidad. La sala encontró que la violación sexual, tal como fue usada por los miembros de las fuerzas armadas bosnias y serbias, fue un instrumento de terror.

Adicionalmente, es la primera decisión en la que unos criminales de guerra son condenados por esclavitud como crimen de lesa humanidad a pesar de que la esclavitud ha sido comunmente usada en contextos de conflicto.

El caso que enuncia los elementos de esclavitud sexual ha tenido un impacto real en garantizar que se establece responsabilidad individual (como en las decisiones del Tribunal Especial de Sierra Leona) y estatal por este crimen y otros análogos tales como trata de personas (como Rantsev c. Chipre y Rusia, en la que fue citada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos).

Con todo, existen ciertas críticas que pueden hacerse sobre esta decisión. A pesar de que Vukovic fue hallado culpable por cuatro cargos de violación como tortura, la condena fue de sólo 12 años, aunque cometió un crimen de ius cogens y violó a una niña de 15 años. Es debatible si la condena final es suficiente para reflejar la seriedad de sus crímenes o para “apaciguar la mano de la venganza”, uno de los propósitos originales del derecho penal internacional.   

Este caso se refiere a los hechos de brutal violencia ocurrida en la región de Foca en la ex Yugoslavia, en donde mujeres y niñas musulmanas fueron sometidas a violaciones sistemáticas por parte de soldados serbios después de permanecer retenidas en centros comúnmente llamados “campos de violación”; al violarlas les decían que iban a tener bebés serbios. Las mujeres y niñas eran también obligadas a bailar y desfilar desnudas para los soldados y no tenían control alguno sobre su vida. Eran detenidas además en muy precarias condiciones y por largos períodos de tiempo. En un caso en ocasiones referido como el “caso de los campos de violación”, ejemplo de la violación sistemática de mujeres y niñas en la ex Yugoslavia, la sala de primera instancia del TPIY, por primera vez en la historia del derecho penal internacional, encontró a los tres acusados culpables de los crímenes de violación y de esclavitud como crímenes de lesa humanidad. Los tres acusados de etnia Serbia fueron condenados a prisión por crímenes de género.
Dragoljub Kunarac, Radomir Kovac and Zoran Vukovic, tres hombres de etnia Serbia fueron acusados por violar las leyes o prácticas de guerra y por cometer los crímenes de lesa humanidad de violación, tortura, esclavitud y atentados contra la dignidad personal. Los hechos tuvieron lugar en el contexto de conflicto armado entre las fuerzas serbias y musulmanas de la región de Foca. El objetivo de la campaña serbia era despejar el área de personas musulmanas y fueron exitosos en su cometido. Sus ataques estuvieron también dirigidos contra la población civil, especialmente contra las mujeres. En el contexto del conflicto, las mezquitas y los símbolos religiosos fueron incinerados, los hombres y las mujeres fueron separados y transferidos a centros de detención y campos de concentración.
Kunarac, un comandante serbio a cargo de cerca de 15 hombres fue acusado de esclavitud y violación como crímenes de lesa humanidad y como violaciones de las leyes o prácticas de guerra. Transfirió varias mujeres a apartamentos y centros de detención y las violó repetidamente. Además las obligó a cumplir labores domésticas y de otro tipo mientras las mantuvo retenidas o sujetas a esclavitud sexual. Muchas testigos que fueron violadas declararon que él las había amenazado de muerte, amenazado con matar a sus hijos y les decía cuando las violaba que iban a tener bebés serbios.
Kovac también acusado por crímenes de esclavitud y de violación como crimen de guerra y de lesa humanidad. Entre otros, violó repetidamente a varias mujeres que estaban bajo su custodia, a quienes obligaba a bailar desnudas para los soldados y que vendió a soldados de Montenegro. En múltiples ocasiones violó y esclavizó a A.B., una niña de 12 años que fue vendida a los soldados y nunca después vista.
Vukovic fue acusado de tortura y violación como crimen de lesa humanidad y como violación de las leyes o prácticas de guerra. El acusado hacía parte de un grupo de soldados que violó, en al menos seis ocasiones a varias de las testigos. En una ocasión, en julio de 1992, una testigo (FWS 87) fue violada por cuatro hombres, entre los que estaba Zoran Vukovic. Otra fue violada por más de diez soldados y luego llevada para ser interrogada por los acusados.
La Corte primero consideró la evidencia del conflicto armado en la región de Foca para determinar si los supuestos crímenes habían sido cometidos en un contexto de ataques generalizados o sistemáticos, necesarios para determinar si los crímenes fueron cometidos en el contexto de un crimen de lesa humanidad.
La Corte también tomó nota de los brutales métodos de violencia empleados por ambos lados del conflicto en los pueblos y el ataque contra civiles de religión musulmana, quienes huyeron masivamente. Sin embargo, muchas de las personas que huyeron fueron capturadas en pueblos como Ulog, en donde los hombres y mujeres eran frecuentemente separados por los soldados. Los hombres eran con frecuencia golpeados, detenidos por largos períodos sin juicio alguno o simplemente asesinados a mansalva mientras que las mujeres y niñas eran transferidas a hospitales o escuelas (Secundaria Kalinovik, Secundaria Foco), a apartamentos y centros deportivos (campo deportivo Partizan), a los que comúnmente se les conocía como “campos de violación”.En dichos centros había comida escasa, terribles condiciones sanitarias y muy altos niveles de violencia sexual y brutalidad. Los soldados podían entrar y salir libremente mientras que las testigos declararon que no podían salir a voluntad.
Las mujeres que fueron retenidas en dichos centros declararon que no tenían más opción que obedecer a los hombres que entraban y se las llevaban para violarlas. En ocasiones, las mujeres y las niñas eran violadas al mismo tiempo por varios soldados. La frecuencia y número de violaciones variaba según los diferentes campos pero a las mujeres y niñas se les transfería entre los campos al cabo de 10 ó 15 días o se les mantenía en apartamentos por seis meses. Algunas de las mujeres que testificaron ante la corte habían sido violadas tantas veces y por un número tan alto de soldados que como consecuencia les era imposible decir con precisión el número de veces que habían sido violadas. Una de las testigos (FWS-95) declaró que en un período de 40 días fue violada aproximadamente 150 veces.
 
Consistentemente, las mujeres testificaron sobre la forma en que fueron violadas, cómo se les obligaba a bailar o desfilar desnudas por la ciudad, acompañar a los soldados a cenar y prestarse como sus "novias" y sobre cómo no tenían control alguno sobre sus vidas.
De forma más general, la Fiscalía presentó evidencia de que la población de Foca antes de la guerra era de 40.513 habitantes, de los cuales 52% eran de religión musulmana. Después del conflicto, sólo quedaron cerca de 10 personas musulmanas en la zona.

Derecho Aplicable
La sala de primera instancia primero analizó los tipos de responsabilidad penal aplicables a las situaciones de los acusados, incluyendo la responsabilidad por cadena de mando y consideró la aplicabilidad de las leyes o prácticas de guerra. La Corte determinó que el artículo 3 común a las Convenciones de Ginebra es aplicable y que se cumplían los elementos de un crimen de lesa humanidad en el caso de ataques dirigidos a la población civil (incluyendo, bajo el artículo 5 del estatuto del TPIY, el nexo con un conflicto armado).

La Violación Sexual en el Derecho Internacional

La sala enunció los elementos de la definición del crimen de violación contenidos en las decisiones Akayesu y Furundzija y afirmó que no concordaba con el razonamiento en Akayesu puesto que era injustificadamente restrictivo. La sala determinó que el verdadero común denominador que unifica los diferentes sistemas penales en el mundo es más amplio que un requisito de fuerza, amenaza y coerción, pues el principio básico es la penalización de las violaciones a la autonomía sexual. Para ello, la sala destacó la importancia del consentimiento y de la participación voluntaria.

Por lo tanto, la sala de primera instancia modicó el razonamiento en Furundzija y definió la violación como: Penetración sexual por leve que sea: (a) de la vagina o el ano de la víctima con el pene del perpetrador o con cualquier otro objeto usado por éste; o (b) de la boca de la víctima con el pene del perpetrador; cuando dicha penetración sexual ocurra sin el consentimiento de la víctima. Para efectos de esta definición, el consentimiento debe darse de forma voluntaria y como expresión del libre albedrío de la víctima, la cual será evaluada en el contexto de las circunstancias que la rodeen. Se requiere la intención de realizar una penetración sexual y el conocimiento de que ocurre sin el consentimiento de la víctima.

Al aplicar la teoría a los hechos del caso, la sala de primera instancia concluyó que las violaciones fueron usadas por los acusados y por los miembros de las fuerzas armadas bosnias y serbias como un instrumento de terror, el cual tenían plena libertad de usar cuando quisieran y contra quien lo desearan. Los acusados también tuvieron la capacidad de instalar y mantener centros de detención específicamente para mujeres musulmanas como aquellas habitantes de Foca, de donde muchas de las mujeres y niñas pequeñas fueron tomadas regularmente con el fin de ser llevadas a otros lugares para ser violadas. La sala de primera instancia determinó que la evidencia presentada demostraba que las mujeres y niñas musulmanas, que eran madres, hijas, hermanas, fueron despojadas del último vestigio de dignidad humana y tratadas como objetos de propiedad de los que podían disponer arbitrariamente las fuerzas serbias invasoras.

La tortura en el derecho internacional

Al igual que en el caso Furundzija, la sala analizó los elementos del crimen de tortura en el derecho penal internacional y el derecho internacional humanitario (DIH) para efectos de emitir esta decisión. Concluye que los elementos en DIH bajo el derecho internacional consuetudinario, son los siguientes: (i) Infligir, por acto u omisión, severo dolor o sufrimiento físico o mental. (ii) el acto u omisión debe estar dirigido a obtener información o confesión, a castigar, intimidar o ejercer coerción sobre la víctima o una tercera persona o a discriminar, por cualquier motivo, a la víctima o tercera persona.

La sala de primera instancia determinó que los acusados, Vukovic y Kunarac eran culpables de violación y tortura en diferentes cargos. Por ejemplo, la sala determinó que Kunarac era culpable de tortura por violar él mismo a la testigo D.B. y por llevarla junto con la testigo FSW-75 a ser violada por otros hombres. Se determinó que había cometido los dos crímenes de tortura y violación como autor principal y como cómplice. La sala concluyó que los acusados actuaron intencionalmente y con el objetivo de discriminar contra personas musulmanas, en particular contra las mujeres y las niñas. Este trato estaba motivado en el solo hecho de ser mususlmanas, como se evidenció en las diferentes ocasiones en que los acusados le decían a las mujeres que “debían disfrutar ser folladas por un serbio”. La sala de primera instancia determinó que no había concurso cumulativo de cargos puesto que se presentaban elementos materialmente distintos, esto es penetración en el caso de las violaciones y haber infligido daño y sufrimiento severos para el caso de tortura.

Atentados contra la dignidad personal

La sala anotó que este crimen existe para defender la dignidad humana inherente a los individuos, muy similarmente al Artículo 3 común a los Convenios de Ginebra. La sala citó el fallo Aleksovki, el cual determinó que "un atentado contra la dignidad personal bajo el artículo 3 del estatuto es una especie de trato inhumano, que es deplorable y que ocasiona mayor sufrimiento que la mayoría de los actos prohibidos bajo dicha disposición”. La sala de primera instancia estuvo de acuerdo con que un atentado contra la dignidad personal es un acto que causa una seria humillación o degradación de la víctima, la cual debe ser real y seria, pero no es necesario que sea duradera. Es también un acto u omisión relevante que constituya un serio ataque a la dignidad humana.

En el presente caso, la sala consideró que el comportamiento de Kovac, al forzar a las mujeres a bailar y posar desnudas y a desnudarse en frente de él y de otros soldados, constituyó un atentado contra la dignidad humana. Kunarac no fue declarado culpable de atentados contra la dignidad personal bajo el cargo No. 21 en tanto la sala razonó que esto equivaldría a concurso cumulativo de cargos.

Esclavitud en el derecho penal internacional

La sala de primera instancia analizó la historia del crimen de esclavitud y servidumbre bajo el derecho internacional, incluyendo los juicios de Nuremberg, en los que sólo hubo una condena por trabajo forzoso como crimen de lesa humanidad. La sala tomó nota de que los fallos también mencionaban la transferencia y uso de más de 500.000 mujeres como trabajadoras domésticas en el contexto del programa de servidumbre en el caso Speer.

La sala consideró los siguientes elementos como de particular relevancia para el crimen de esclavitud, el cual consiste en el ejercicio de cualquierade los poderes derivados del ejercicio de propiedad sobre una persona:

El control sobre el poder de circulación de una persona, del contexto físico, control psicológico, la toma de medidas para evitar o desincentivar el escape, el uso de la fuerza, de amenazas o coerción, duración, reafirmación de exclusividad, sujeción a tratos crueles o abusos, control de la sexualidad y trabajos forzados. Comprar o vender a una persona podría también ser un factor relevante.

La sala en este caso encontró que los elementos estaban presentes dado que el hecho de que las niñas fueron detenidas (a pesar de que este acto por sí mismo no constituiría esclavitud), y el hecho de que tenían que hacer todo lo que les ordenaban, incluyendo cocinar y otras labores domésticas: el hecho de que Kunarac afirmó su exclusividad sobre FWS 191 al reservársela para sí mismo, que las mujeres estaban a su completa disposición, que efectivamente les fue negado todo control sobre sus vidas, que Kovac vendió algunas de las mujeres, incluyendo a una niña de 12 años, que fueron maltratadas, que viveron en muy precarias condiciones, incluyendo la falta de comida.


Kunarac fue condenado a 28 años de prisión por tortura como crimen de lesa humanidad, tortura como violación de las leyes o prácticas de guerra, violación sexual como crimen de lesa humanidad y violación sexual como violación contra las leyes o prácticas de guerra y por esclavitud como crimen de lesa humanidad (cargos 1-4, 9-12, 18-20). Al momento de la sentencia, la sala de primera instancia afirmó que su comportamiento ameritaba una pena severa dada la gravedad de los crímenes que cometíó y su activa participación en el esquema de horror de explotación sexual que se creó y que la corte denominó “repugnante”. La sala sostuvo: “por la totalidad de estos actos usted ha demostrado el más flagrante irrespeto por la dignidad de las mujeres y por sus derechos humanos fundamentales a la autonomía sexual, a una escala que de lejos sobrepasa incluso lo que uno podría llamar, a falta de una mejor expresión, la seriedad promedio de las violaciones sexuales en tiempos de guerra. Usted a abusado y ultrajado a mujeres musulmanas por su sola etnia y entre ellas usted simplemente escogía la que le apeteciera en un momento dado.

Radomir Kovac fue condenado a 20 años de prisión por esclavitud como crimen de lesa humanidad (cargo 22), violación sexual como crimen de lesa humanidad (cargo 23), violación sexual como violación a las leyes y prácticas de la guerra (cargo 24) y atentados contra la dignidad humana como violación a las leyes y prácticas de guerra (cargo 25) por, entre otros, las violaciones sexuales, la esclavitud sexual y por forzar a mujeres y niñas a bailar desnudas sobre una mesa, por golpearlas y por darlas “en préstamo” o venderlas a otros hombres.

Finalmente, Vukovic fue condenado a 12 años de prisión por tortura y por violación sexual como crimen de lesa humanidad (cargos 33 y 34) y por tortura y violación sexual como violación de las leyes y prácticas de guerra (cargos 35 y 36) por haber violado a una niña de 15 años. La sala de primera instancia le impuso una menor condena porque determinaron que la fiscalía no sostuvo la mayor parte de los cargos presentados en la acusación.


Tribunal Penal Internacional para la ex- Yugoslavia.
Tribunal Penal Internacional para la ex- Yugoslavia.
prevnext
Sentencia - Kunarac de 22 de febrero de 2001. (Sólo en inglés).
prevnext

Decisiones relacionadas:

Causa Civil No. 5 de 2016
Tanzania, 08-07-2016

Causa Civil No. 5 de 2016

Alto Tribunal de Tanzania en Dar es Salaam

El Alto Tribunal de Tanzania declara la inconstitucionalidad de los preceptos de la Ley de Matrimonio que establecen que las niñas menores de 18 años pueden casarse con consentimiento paterno. Reconoce que son inconstitucionales ya que

Ver más »
Sentencia No. CCZ 12/2015
Zimbabue, 20-01-2016

Sentencia No. CCZ 12/2015

Corte Constitucional

Al usar instrumentos contemporáneos de derechos humanos e informes y artículos para demostrar las consecuencias para las niñas del matrimonio infantil, la Corte Constitucional de Zimbabue estableció que la edad mínima para casarse s

Ver más »
Ramiro Vanoy Murillo, alias “Cuco Vanoy” (Bloque Minero)
Colombia, 02-02-2015

Ramiro Vanoy Murillo, alias “Cuco Vanoy” (Bloque Minero)

Tribunal Superior de Medellín, Sala de Justicia y Paz

El Tribunal Superior de Medellín utiliza un enfoque diferencial y de género para determinar que un alto dirigente de las autodenominadas “Autodefensas Unidas de Colombia” ejecutó graves, sistemáticos y generalizados ataques contr

Ver más »
González Carreño c. España, Comunicación núm. 47/2012
España, 16-07-2014

González Carreño c. España, Comunicación núm. 47/2012

Comité para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer

Ángela González Carreño vivió durante años en una relación de maltrato con su pareja, con quien tenía una hija, Andrea. Pese a iniciar los trámites de separación y divorcio, los episodios violentos
Ver más »

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entendido