R v. Bourne
Reino Unido, Tribunal Penal Central

R v. Bourne

FECHA DE EMISIÓN 19-07-1938DESCARGA LA DECISIÓN JUDICIAL

Jueces y juezas:

Malcolm MacNaughten

Malcolm MacNaughten

prevnext

Temas:

Aborto

Normas relacionadas:

Offences Against the Person Act 1861 (Reino Unido) Sección 58

NORMAS RELACIONADAS

Offences Against the Person Act 1861 (Reino Unido) Sección 58

Disponible en inglés
Infant Life (Preservation) Act 1929 (Reino Unido) Sección 1

NORMAS RELACIONADAS

Infant Life (Preservation) Act 1929 (Reino Unido) Sección 1

Disponible en inglés

POR QUÉ ES IMPORTANTE:

La decisión en el caso Bourne es emblemática. Este fue el primer caso en examinar las bases bajo las cuales un aborto pude legalmente proveerse en Inglaterra. Los principios sentados por la sentencia influenciaron las concepciones británicas sobre el aborto por décadas y fueron relevantes para la aprobación de la Ley sobre aborto de 1967, que es la ley nacional actual.

El Tribunal estableció que proteger la vida (entendida como un concepto que incluye la salud física y mental) de la mujer embarazada es un deber médico por lo que es razón suficiente para llevar a cabo un aborto. Como consecuencia se introdujo en el marco legal el concepto de que el embarazo podía tener efectos perjudiciales para la salud de la mujer, incluyendo tanto la salud física como psicológica, hasta el punto de poner en riesgo significativo la vida de la mujer.

R v. Bourne tuvo un impacto duradero en los sistemas legales de las antiguas colonias británicas y los países del Commonwealth, por ejemplo, el caso ha sido utilizado como fuente de interpretación en Zambia, Canada, Nueva Zelanda, Australia y Nigeria bajo la jurisdicción del Tribunal de Apelación de África del Este. Adicionalmente y de manera notable, el Tribunal de Apelación de África del Este alcanzó su emblemática decisión en el caso Mehar Sing Bansel v. R (1959) proveniente del Tribunal Supremo de Kenia, en base a los argumentos elaborados en R. v. Bourne.

En un fallo histórico, el Juez MacNaughten declaró no culpable de cometer delito a un cirujano acusado de realizar un aborto en una menor de 14 años víctima de violación. El Juez determinó que los médicos no tienen que esperar hasta que la paciente se encuentre en peligro inmediato de muerte, sino que es deber de los médicos realizar la intervención si, basados en motivos razonables y con un conocimiento adecuado, establecen que la probable consecuencia de continuar el embarazo es un impacto negativo en la salud física y mental de la mujer. Por lo tanto, los abortos pueden realizarse legalmente cuando razonablemente se considere que la vida o la salud de una mujer embarazada están en peligro.
En 1938, El Sr. Alex Bourne, un cirujano de prestigio, realizó un aborto a una niña de 14 años que quedó embarazada como resultado de una violación. El aborto tuvo lugar en un hospital de Londres y la operación se realizó gratuitamente. El cirujano fue imputado bajo el artículo 58 de la Ley de delitos contra las personas, sobre aborto ilegal.

Al momento de los hechos el aborto estaba autorizado en Inglaterra únicamente cuando se realizaba de buena fe con el propósito de preservar la vida de la madre.

El Juez resaltó en sus indicaciones al jurado la gravedad de la acusación contra el cirujano. Bajo la Ley sobre ofensas contra las personas, la pena máxima por realizar un aborto ilegal era la prisión perpetua.

El Juez diferenció el caso de otras situaciones y casos en donde el aborto es practicado por personas sin entrenamiento médico por un precio, lo que lleva a la muerte de mujeres en Inglaterra. El Juez utilizó de ejemplo un caso que conoció el Tribunal en donde una mujer sin ninguna cualificación médica practicó un aborto que cobro a pesar de que la mujer resultó muerta y su cuerpo abandonado sobre el suelo. Por el contrario, el Juez en este caso señaló como el Sr. Bourne era un cirujano altamente cualificado en uno de los mejores hospitales del país. El Juez afirmó que al determinar la legalidad de un aborto era importante recordar que fue realizado gratuitamente y que lo realizó bajo la creencia de que hacia lo correcto, en el cumplimiento de su deber como miembro de una profesión devota a alivio del sufrimiento humano.

El Juez consideró que dadas las circunstancias del caso, el Jurado debía determinar si el Gobierno había probado más allá de cualquier duda razonable que el acto no fue hecho de buena fe con el propósito de preservar la vida de la niña. Considerando la redacción del artículo 58 encontró que la palabra "ilegal" implicaba que habían circunstancias en donde el aborto podía realizarse legalmente cuando se hacía de buena fe.

La interpretación de la ley 
El Juez pasó a continuación a valorar el significado del concepto vida y afirmó que "la vida depende de la salud, y puede ser que la salud este en tan grave peligro que la muerte sea la consecuencia". El juez preguntó si existía una línea perfectamente clara de que permita distinguir cuándo hay peligro para la vida y la salud y concluyó que no existía. El Sr. Bourne declaró ante el Tribunal que: existe una gran cantidad de material entre los dos extremos de manera que no es realmente posible decir a qué extremo la vida está en peligro, como en casos cardiacos, así que puedes sostener que la vida está en riesgo porque la muerte pude que ocurra dentro de un tiempo medible a partir de que inician su trabajo.

El juez pasó a considerar que "preservar la vida de la madre" debe interpretare razonablemente y es más amplio que muerte instantánea. Utilizó el ejemplo de cuando una mujer no puede dar a luz a su hijo sin que se espere razonablemente que muera, y sostuvo que en esas circunstancias es el deber del médico practicar la operación. En su opinión, en este caso es evidente que a más rápido se actúe mejor. La ley no es que el doctor debe esperar hasta que la desafortunada mujer es vea en peligro inminente de muerte y hasta el último momento rescatarla de las garras de la muerte. El médico no sólo tiene el derecho, sino que es su deber realizar el procedimiento con vistas a salvar la vida de la mujer.

Objeción de conciencia 
El Tribunal encontró que mientras la ley no permite a una mujer tener un aborto porque así lo desea, tampoco permite a las personas objetar en todas circunstancias, en base a razones religiosas, el practicar este procedimiento. El Tribunal afirmó que una persona que mantiene esa opinión no debería ser un médico que practique esa parte de la medicina ya que si surge un caso en donde la vida de la mujer puede ser salvada si se le hace el procedimiento y el médico se rehúsa en base a sus opiniones religiosas y la mujer muere, este se encontraría en grave peligro de ser llevado ante los tribunales con cargos por homicidio imprudencial por negligencia.

Salud
El Juez afirmó que las palabras deben ser construidas en un sentido razonable y si el médico es de la opinión, sobre bases razonables y conocimiento adecuado, que la consecuencia probable de la continuación del embarazo es el deterioro físico o mental de la mujer, el jurado tiene derecho a asumir la opinión del médico que en esas circunstancias y en la creencia honesta operó para salvar la vida de la mujer.

El juez también resaltó los efectos del embarazo sobre una niña, afirmando que es de sentido común que debe ser indeseable que una niña tenga que pasar por un embarazo y finalmente un parto, cuando se encuentra en sus primeros años. El Tribunal también encontró que el efecto de una violación sobre una niña de 14 años debe ser considerado. El Juez afirmó que el jurado era libre de evaluar los hechos y el testimonio experto sobre los efectos de la violación sobre los niños y sin duda el jurado encontraría que es de sentido común que una niña que tiene que cargar durante 9 meses en su cuerpo, el recordatorio de la espantosa escena y luego pasar por los dolores del parto, debe sufrir una gran angustia mental. El Juez afirmó que la vida humana es sagrada y la protección legal se extiende al niño no nacido en el vientre, sin embargo el no nacido en el vientre no debe ser destruido a menos que su destrucción sea con el propósito de preservar la aún más preciosa vida de la madre.

El cirujano fue declarado no culpable por el jurado.
Tribunal Penal Central .
Tribunal Penal Central .
prevnext

Decisiones relacionadas:

Olimpo de Jesus Sánchez Caro y otros (aborto forzado)
Colombia, 16-12-2016

Olimpo de Jesus Sánchez Caro y otros (aborto forzado)

Tribunal Superior de Medellín, Sala de Justicia y Paz

La Sala de Justicia y paz de Medellín estudió el caso de 20 ex militantes del Ejército Revolucionario Guevarista (ERG), acusados de varios delitos - contra el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario...

Ver más »
Habeas Corpus 124.306
Brasil, 29-11-2016

Habeas Corpus 124.306

Tribunal Superior de Justicia

El Tribunal Superior de Justicia revoca la prisión preventiva que había sido emitida en contra de trabajadores, trabajadoras y pacientes de una clínica que supuestamente se dedicaba a practicar abortos clandestinos y considera inconstitucionales...

Ver más »
XXX y OTRAS s/ ABORTO PROFESIONAL PUNIBLE - Expte. 28580/2015
Argentina, 28-06-2016

XXX y OTRAS s/ ABORTO PROFESIONAL PUNIBLE - Expte. 28580/2015

Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nro. 16

El Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nro. 16 desiste de imputar responsabilidad penal a una mujer que interrumpió su embarazo producto del abuso sexual de su ex pareja, y a las dos doctoras que le atendieron y suministraron el...

Ver más »
Informe sobre la investigación a Filipinas por el Comité CEDAW
Filipinas, 22-04-2015

Informe sobre la investigación a Filipinas por el Comité CEDAW

Comité para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer

El Alcalde de Manila, Filipinas, emitió una Orden Ejecutiva sobre la prestación de derechos, servicios y productos básicos en materia de salud sexual y reproductiva. Dicha Orden, que partía de la inviolabilidad del derecho a la vida de la...

Ver más »

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entendido