Ganador del Premio Garrote PLATA
Violencia sexual

La Manada

Cinco hombres fueron condenados por un tribunal español por abusar sexualmente de una mujer de 18 años durante las fiestas de San Fermín. El tribunal les condena por abuso sexual, que conlleva una pena menor que la agresión sexual, porque considera que no existió ni violencia ni intimidación.

  • País: España
  • Edición: 2018
  • Visitas: 1533
  • Tribunal: Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra
  • Fecha de la decisión: 20/03/2018
  • Votos: 403

El 7 de julio de 2016, en la celebración de las fiestas de San Fermín en Pamplona, cinco hombres de entre 25 - 30 años agredieron sexualmente a una mujer de 18 años. Los agresores conocieron a la joven de madrugada y comenzaron a caminar junto a ella por las calles de la ciudad. En un momento dado, los cinco jóvenes introdujeron a la mujer en la entrada de un edificio, donde la rodearon para que no pudiera escapar. Durante casi 20 minutos la agredieron sexualmente y grabaron los hechos en vídeo. Después, le robaron el teléfono móvil y la abandonaron en el lugar de los hechos. Horas después, la joven denunció ante la Policía haber sido violada. 

En la sentencia, la Audiencia asume la credibilidad del testimonio de la víctima y reconoce que la mujer fue sometida por los agresores, que la superaban en número y corpulencia física, y que no dio su consentimiento para mantener relaciones sexuales. Sin embargo, afirma también que en el vídeo no se aprecian indicios de violencia o intimidación, ya que ella no se resistió de forma activa. Por ello, considera que no se cumplen los requisitos necesarios para que el ataque pueda ser considerado agresión sexual tal y como recoge el Código Penal español, sino únicamente abuso sexual, que se castiga con una pena menor.

En el voto particular de la sentencia, uno de los magistrados argumentó que los agresores debían ser condenados únicamente por el robo del teléfono móvil. El magistrado desacredita totalmente el testimonio de la víctima afirmando que las declaraciones de la víctima eran muy diferentes en cada ocasión y por lo tanto no eran creíbles. Además, interpreta los sonidos del vídeo como sonidos de gemidos de placer sexual, lo que lo lleva a concluir que no hubo ningún tipo de sufrimiento o dolor por parte de la víctima. 

Esta sentencia envía un mensaje muy peligroso a la sociedad y, en concreto, a las mujeres, ya que está indicando a las mujeres que han sufrido una agresión sexual que, si no pueden demostrar que se defendieron activamente, su testimonio podrá ser puesto en duda durante los procedimientos judiciales. Además, muestra los prejuicios y estereotipos que aún persisten en la justicia sobre cómo se deben comportar las mujeres víctimas de violación para resultar creíbles.

Jueces y juezas que dictaron la decisión

José Francisco Cobo Sáenz

Raquel Fernandino Nosti

Ricardo Javier González González (Voto particular / Dissenting Vote)

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entendido