Niñas

Niña no opuso resistencia

La Audiencia Provincial de Cantabria condena por abuso sexual a un hombre que durante varios años agredió sexualmente a una niña. Sin embargo, no lo condena por agresión sexual, ya que considera que no se puede probar que ella opusiera resistencia para impedir los abusos.

  • País: España
  • Edición: 2017
  • Visitas: 2181
  • Tribunal: Audiencia Provincial de Cantabria, Sección Tercera
  • Fecha de la decisión: 02/03/2017
  • Votos: 216

Un hombre agredió sexualmente a una niña, que tenía cinco años cuando comenzaron los abusos, valiéndose de la relación de amistad que tenía con la familia de la niña, de la que era vecino. El individuo le hacía regalos de todo tipo a la niña para que fuera a su casa, donde la estuvo agrediendo sexualmente durante cinco años. El padre de la niña denunció los hechos y el caso llega a la Audiencia Provincial de Cantabria.

En su decisión, la Audiencia condena al hombre por abuso sexual y no por agresión sexual, porque considera que la niña acudía de manera voluntaria a la casa del acusado y, por tanto, no es posible probar que “opusiera resistencia física o protestara, llorara o gritara” para impedir los abusos sexuales.  

Condenarlo por abuso y no por agresión es distinto y, frente a los diez años de cárcel que pedía la acusación, solo ha sido condenado a tres años y nueve meses de prisión. La decisión se basa en estereotipos sobre el comportamiento que deben tener las mujeres, en este caso una niña de 5 años, frente a las agresiones sexuales. 

La decisión judicial no está disponible ni en español ni en inglés. Sin embargo, varios artículos de noticias e información relacionada se pueden encontrar en este sitio web.


Jueces y juezas que dictaron la decisión

Agustín Alonso Roca

Juan José Gómez de la Escalera

María Gallardo Monje


COMENTARIOS

  • ANNA

    Como siempre, en este tipo de casos, parece que lo que se acaba juzgando es el comportamiento de la víctima, no olvidemos que en este caso solo tenia 5 años cuando empezaron los abusos. ¿Cómo puede alguien llegar a pensar que esta niña pueda tener conciencia de lo que esta pasando? Deberían centrarse más en que pasa por la cabeza de un hombre adulto para sentir atracción sexual por una niña de 5 años y no en si la pequeña consentía o no "cerro suficientemente fuerte las piernas".... Es una sentencia que me hace sentir vergüenza ajena... Directamente a estos Jueces los inhabilitaría o sancionaría duramente.
  • María Daniela

    Impactante. Es increíble que hoy en día se sigan dando esas discusiones.
  • Rose

    Quisiera saber para los jueces que tomaron la decisión cuál sería su entendimiento de -resistencia-. Estoy segura que una niña de 5 años no da un consentimiento frente a relaciones sexuales, ¿no se tomaría entonces una ausencia de consentimiento como "poner resistencia"? O consideran que el silencio es aceptar el abuso. Que tristeza.
  • Sarah M.

    No se puede hablar de justicia eficaz cuando actos como este son penalizados con condenas que fácilmente son comparables en tiempo a las de hurto en una tienda. ¿Dónde está lo aleccionador si los hombres saben que en pocos meses saldrán libres por delitos que llevan cometiendo años?
  • Mateo

    Que tristeza este tipo de casos en pleno siglo 21. es solo una niña, que esta obligada y sometida a niveles de dominancia por parte de una autoridad mayor como pueden someterla a semejante humillación.
  • Natalia

    Prácticamente culpan a la víctima de lo ocurrido. lamentable.
  • Mcarmen

    Estos jueces que indican que la sentencia es ejemplar, parece ser que se saltaron la clase básica de anatomía. Un señor de más de 80kg con solo una mano inmoviliza a una niña de uno 20kg. Simplemente poniéndose encima de la niña está deja de moverse. No se en qué mundo viven, pero en el mío un señor que no hace bien su trabajo que es proteger al menor y utilizar la lógica debería estar en la cola del paro y dejar que otros jueces con mayor sensibilidad con las víctimas de abusos y violaciones hagan su trabajo con sensatez y delicadeza, ya que esa niña va a estar traumatizada de por vida y va a tener problemas para relacionarse con hombres.
  • Mcarmen

    Me gustaría que los jueces que tratan estos casos fueran más sensatos y utilizarán la lógica. Un Sr que pesa más de 80kg puede inmovilizar a una niña de cinco años con una sola mano y poniéndose encima. Como una niña en esa posición puede hacer algo para evitarlo. Más sensatez y delicadeza con las víctimas de abusos y violaciones.
  • Arsenio Gandiaga

    Triste es ver cómo se comenta una sentencia sin tener ni idea de lo que dice. Yo la he leído, y la sentencia no dice lo que aquí se consigna. En España la diferencia entre agresión sexual y abuso sexual está en que en la primera existe violencia, fuerza física o intimidación. En el abuso sexual no la hay. En el caso que se comenta el condenado atraía a la niña -era su vecina- regalándole cosas, y como era muy pequeña, la cría no sabía que los tocamientos a los que la sometía eran algo intrínsecamente malo. La sentencia lo que dice es que no existe prueba alguna de violencia, fuerza física, intimidación, coacción o amenaza. Por eso le condenan como autor de un delito de abusos sexuales, y le condenan en la mitad superior de la pena, casi en el máximo. La sentencia no juzga a la niña, ni exige resistencia: se limita a decir que no se ha probado la existencia de fuerza física, violencia o intimidación, y, en consecuencia, le condenan como autor de abuso sexual. Cualquier estudiante de 2º de Derecho dictaría la misma sentencia. Lo que tiene que hacer el Legislador español es subir las penas para casos como éste. Mi voto no irá contra esta sentencia.
  • Natalia

    Me he animado a escribir esta nota porque, como mujer luchadora por los derechos de las mujeres que he sido toda la vida, me resulta indignante que se critique la Sentencia con tan banales argumentos y sin haberla leído; con evidente y grave perjuicio para la víctima. La crítica de la Sentencia en medios sociales hace mucho daño a la niña y a sus familiares porque les hace mantener vivo el recuerdo de los hechos (victimización secundaria derivada de los medios de comunicación y de redes sociales) y mantenerlo ya siempre presente en internet -comentarios que siempre quedarán en la red-. Algo que siempre se intenta preservar institucionalmente a toda costa para que la víctima no vea incrementado el daño. Natalia, licenciada en derecho y experta en derecho penal y en políticas de género.
  • Natalia

    Me he animado a escribir esta nota porque, como mujer luchadora por los derechos de las mujeres que he sido toda la vida, me resulta indignante que se critique la Sentencia con tan banales argumentos y sin haberla leído; con evidente y grave perjuicio para la víctima. La crítica de la Sentencia en medios sociales hace mucho daño a la niña y a sus familiares porque les hace mantener vivo el recuerdo de los hechos (victimización secundaria derivada de los medios de comunicación y de redes sociales) y mantenerlo ya siempre presente en internet -comentarios que siempre quedarán en la red-. Algo que siempre se intenta preservar institucionalmente a toda costa para que la víctima no vea incrementado el daño. Cada comentario que se hace y cada voto que se da, incrementa ese daño. Por eso hay que comentar cuando se tiene un poco de conocimiento de los hechos, del derecho aplicable, de las consecuencias perjudiciales para la víctima, etc. La Sentencia es impecable a juicio de los juristas que la han leído (he visto publicados comentarios de un magistrado del Tribunal Supremo, y de varios abogados expertos en políticas de género). La Sentencia no dice que la niña tuviera que resistirse. La polémica deriva porque se desconoce el derecho español. En el Código Penal español, al igual que en la mayoría de los ordenamientos de todo el mundo, hay que distinguir en la conducta sexual realizada por el acusado, las dos siguientes circunstancias: 1º) cuando ese comportamiento sexual se realiza sin consentimiento o con engaño de la víctima, (por ejemplo, quien hace tocamientos a una menor como si fuera un juego) en cuyo caso se trata de un abuso sexual; o, 2º) cuando ese comportamiento sexual se realiza con violencia (con fuerza) o con intimidación (amenazándola), (por ejemplo, agarrándola para poder hacer los tocamientos o amenazándola con que si no accede la va a pegar), en cuyo caso se trata de un delito de agresión sexual. Es decir, el tribunal tuvo necesariamente que analizar si en ese comportamiento, los tocamientos fueron con violencia (a la fuerza) o con amenazas (te mato, te pego, etc) y de la prueba practicada solo pudo concluir que no constaba violencia ya que la niña iba habitual, sola y voluntariamente a su casa, sin llorar, sin mostrar malestar alguno. Iba así porque la pobre no era consciente de lo que estaba pasando. Y si no era consciente por eso no se resistía, no se oponía. El tribunal lo que dice es que al ir la niña a casa del condenado sin mostrar enfado, ni quejarse a los padres (los padres nada notaban porque la dejaban ir tranquilamente pensando que estaba bien cuidada), se supone que iba así porque recibía regalos y por eso no se oponía, no se resistía y, por tanto, no hay violencia o amenaza para doblegarla sino que iba engañada y, por eso, no hay violencia. Todos sabemos que los niños cuando no quieren ir al colegio, al médico, a casa de sus abuelos, o comer pescado, se les nota su enfado o desagrado (en este caso, los padres, las personas que más quieren a la niña no notaban nada raro -desagrado, enfado, haber llorado, arañazos, excusas para no ir, etc). No hay otra forma de deslindar la comisión de uno u otro delito sino analizando si ha habido o no violencia o amenazas y la manifestación más elocuente de ello es si la niña se oponía, se resistía y, como hemos dicho, al tribunal no le consta esa oposición o violencia por lo que solo puede condenar por abusos sexuales a casi cuatro años de prisión. Ya he dicho que el Código exige distinguir si hay violencia o no la hay ¿cómo se diferencian las conductas en las que hay violencia de las que no las hay ? De la misma forma ocurre cuando a alguien le sustraen una cosa. Puede ser con violencia o con fuerza o sin ellas. No quiere decir que la sustracción sin violencia o sin fuerza no sea delito. Lo que quiere decir es que si nos quitan el bolso violentamente se comete un delito de robo y si nos los quitan mientras estamos descuidados también es delito, pero menos grave (hurto). Por eso, antes de criticar una resolución judicial hay que leerla atentamente y hay que conocer el derecho aplicable. No se puede criticar una resolución cuando se carece de los conocimientos jurídicos suficientes. Creo que cualquier observador imparcial externo habrá entendido la diferencia y, por ello, por qué la Sentencia es impecable. Criticar sin conocimientos implica desprestigiar inmerecidamente a los jueces, a la Justicia y especialmente perjudicar gravemente a la víctima. Por eso, me gustaría saber si hay un solo abogado, profesor de derecho penal o cualquier experto en derecho que pudiera criticar la Sentencia. Y si la critica, que exponga sus razonamientos. Natalia, licenciada en derecho y experta en derecho penal y en políticas de género.
  • Sofia

    Ay Arsenio, ni como ayudarte. Afortunadamente esta nominación va ganando con o sin tu voto.
  • Pablo Olmo

    A pesar de que en esta página web no hay un link directo a la sentencia que se comenta, contrariamente a lo que sucede en otros casos, he conseguido leerla en uno de los diarios que publicaron la noticia, pues me han llamado la atención los comentarios de Natalia y Arsenio. Efectivamente, la sentencia NO DICE lo que ustedes dicen que dice. ¿Quién la ha seleccionado? Dudo mucho que haya sido la Sra. Dª Elizabeth Odio, Magistrada de la Corte Penal Internacional, pues ella es jueza y sabe muy bien lo que dicen las sentencias, y, aunque es costarricense, conocerá el Derecho Penal español y sabrá la diferencia entre agresión sexual y abuso sexual, que por otro lado es igual en Costa Rica. Dudo mucho que haya sido la rapera afgana, que posiblemente no entienda el idioma español o su Código Penal. Y si ha sido el Sr. Bauluz, por favor, léase bien la sentencia y pregunte a cualquier estudiante de Derecho en qué se diferencia el abuso sexual de la agresión sexual. Mejor no lo podía haber explicado Natalia. Porque, y ahí me queda la duda: ¿es que acaso la "selección" la han hecho basándose ustedes en titulares de prensa y NADA MÁS que en eso? Ni puedo ni quiero creerlo.
  • Ruben

    He leído los comentarios y la sentencia y sólo llego a una conclusión : podríamos hacer premios garrote informativo. Simplemente con la lectura de la sentencia ya se ve que no es como lo cuentan y que jamás se juzgó a la niña, sino que no concurría el elemento que requería el delito de agresión sexual. Valorarlo cuando la víctima es una niña de cinco años estoy seguro que no fue fácil para los jueces y poner en entre-dicho una decisión que jurídicamente es impecable y contarlo en los medios públicos de esta forma que no coincide con la sentencia, es para plantearnos realmente si estamos haciendo las cosas bien , si nos atrevemos a juzgar esta decisión sin haberla leído y sin que diga eso, por que no también no proponemos valorar al que seleccionó la sentencia y redactó la noticia de forma tan incorrecta ... por favor que los votantes lean la sentencia primero y luego reflexionemos sobre si lo que debe revisarse son los delitos y las penas que realiza el legislador y dejemos a los jueces hacer su trabajo que en este caso lo han hecho y bien.

Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entendido