Ganador del Premio Mallete PLATA
Violencia machista

No más revictimización

La Corte Interamericana de Derechos Humanos afirmó que Nicaragua no proporcionó protecciones adecuadas y traumatizó aún más a una niña de 10 años durante su investigación de una agresión sexual cometida contra ella y ordenó al Estado que adoptara protocolos para el cuidado de niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia sexual.

  • País: Nicaragua
  • Edición: 2018
  • Visitas: 813
  • Tribunal: Corte Interamericana de Derechos Humanos
  • Fecha de la decisión: 08/05/2018
  • Votos: 180

En octubre de 2001, en Nicaragua, una mujer llevó a su hija de diez años a una revisión médica, en la que se descubrió que la niña había sufrido abusos sexuales. Tras este episodio, la menor confesó a su madre que el responsable era su propio padre. La madre lo denunció a la policía, y el padre fue juzgado por un tribunal penal. El jurado lo declaró no culpable del delito de violación, aunque se sospecha que hubo sobornos. Posteriormente, el tribunal declaró nula esta sentencia. Se presentaron varias apelaciones hasta que finalmente, en 2005, el Juzgado del Distrito Civil de Jinotega emitió una sentencia definitiva que absolvía al padre de la niña. 

Tras este fallo, el caso se presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, alegando que la investigación del delito realizada por Nicaragua no había tenido en cuenta el enfoque de género, ni tampoco había garantizado la necesaria protección de la menor, vulnerando así su derecho a la integridad física, psicológica y sexual. Dado que Nicaragua no aplicó las recomendaciones de la Comisión, ésta remitió el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH). 

Tras revisar el caso, la Corte IDH determinó que el Estado nicaragüense no había garantizado una protección adecuada a la menor durante la investigación. Por ejemplo, la Corte declaró que las autoridades deberían haber garantizado que las revisiones médicas de la menor fuesen llevadas a cabo por profesionales médicos con experiencia en casos de violencia sexual contra menores, y que el Estado tendría que haber minimizado el número de revisiones médicas de la víctima, para así evitar ocasionarle un mayor trauma. Asimismo, la Corte afirmó que la violación es una manifestación de la discriminación contra las mujeres, y declaró que el Estado tiene la obligación de adoptar medidas para garantizar un acceso efectivo e igualitario a la justicia. 

En su sentencia, la Corte insta a Nicaragua a investigar a las instituciones públicas responsables de la re-victimización de la niña, y determina que el Estado debe compensar tanto a la madre como a la hija por los gastos ocasionados, entre ellos los gastos médicos (incluyendo el tratamiento psicológico) y legales. Asimismo, la sentencia de la Corte IDH exige al Estado nicaragüense varias reparaciones públicas, incluyendo el establecimiento de protocolos de atención a niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual durante los procesos penales, y establece que Nicaragua tiene la obligación de ofrecer asistencia legal a los niños, niñas y adolescentes víctimas de un delito.

Esta sentencia constituye un paso fundamental para mejorar los estándares de las investigaciones de casos de violencia sexual contra mujeres y niñas, así como para poner fin a la impunidad. 

Jueces y juezas que dictaron la decisión

Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot 

Humberto Antonio Sierra Porto

Elizabeth Odio Benito


Eugenio Raúl Zaffaroni

L. Patricio Pazmiño Freire 


Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

Entendido